Menú
toggle menu

NUESTRO BLOG

Fotocopias en Guatemala
Fotocopias en Guatemala

Conoce el servicio de fotocopias en Guatemala

La fotocopia es el resultado de reproducir un documento, o parte de este, en una hoja de papel normal u otro tipo de material, como transparencias o filminas, opalina, etcétera. son copias o réplicas de papeles y documentos, que se obtienen instantáneamente y con un bajo costo, gracias a una máquina llamada fotocopiadora, que utiliza en el proceso electricidad estática y luz, la que es captada por fotorreceptores.

El tamaño o formato de los papeles es muy variado: carta, oficio, A4, A5, y muchos más hasta llegar a los especiales para planos.

Proceso de fotocopiado

Las hojas que deseamos fotocopiar son iluminadas por una luz de mucha potencia, y aparecen reflejada en el cilindro por medio de un sistema de espejos y lentes. Si algunas zonas del cilindro se ilumina, el tóner no se adhiere a esas partes, pues la luz las descarga. Por eso, en las partes blancas de la hoja, la estática no existe, pero en cambio el cilindro mantiene su carga positiva en las letras o dibujos negros. Mientras el cilindro rueda sobre el tóner éste se va adhiriendo a las partes con carga estática.

  • Primero se coloca el documento original sobre una superficie de cristal u otro material transparente.
  • Bajo esta superficie se desplaza una fuente luminosa, generalmente la lámpara de exposición; entonces la luz se refleja en las tonalidades más claras del original y esta imagen se va guiando por espejos hasta un cilindro sensible a la luz que va girando, el cual se energiza atrayendo electrostáticamente la tinta seca llamada tóner. A este elemento también se le conoce como fotoreceptor o fotoconductores (fotoresistencia).
  • La fotocopiadora funciona en el enlace de una serie de cables que llegan a un objetivo en el que se comienza a tomar la foto y manda la señal para que la comience a copiar.
  • Bajo el cilindro se encuentra otro elemento que desenergiza al fotoconductor, llamado corona, y en el momento del proceso del fotocopiado, cuando el papel pasa debajo del cilindro, la corona se activa desenergizando el cilindro y haciendo que el tóner se plasme sobre el papel.
  • Después, el papel con el polvo sobre él pasa por el componente de la fotocopiadora llamado unidad fusora, que se encarga de fundir el tóner sobre el papel de la fotocopiadora.
  • Las copias azules de planos son llamadas copias heliográficas, y el proceso es más bien químico, ya que se utilizan agentes químicos como el amoníaco para su proceso de copiado, por lo que no se pueden considerar “fotocopias”.

¿Qué es una fotocopiadora?

Una fotocopiadora es aquella máquina o artefacto que utilizamos para copiar algún documento, es decir, para fabricar copias de papel a papel. La máquina fotocopiadora, básicamente, copia un documento al posicionarlo sobre un vidrio. El documento es barrido por un rayo de luz que a su vez proyecta la imagen sobre un tambor fotosensible, el que se carga eléctricamente de acuerdo a la luz recibida. El toner o polvo pigmentado se adhiere a las zonas cargadas, lo que da como resultado una copia de la imagen original, la cual luego es impresa al aplicarse el tambor sobre el documento resultante.

Anterior a la invención de la fotocopiadora, se hicieron numerosos intentos para realizar duplicados de documentos originales. Hasta antes de 1867, el proceso de copia mecánica era bastante tedioso, hasta que en dicho año hizo su aparición la máquina de escribir, facilitando las tareas de copia de forma considerable.

Las primeras fotocopiadoras fueron en blanco y negro. En ellas, los objetos (papel o transparencias por lo general) dotados de estática positiva, cargan con ella al cilindro de copiado que tiene un alambre de alta tensión en su parte superior o corona. El cilindro gira cerca de un depósito de tóner, que es un polvo fabricado a base de plástico, muy fino y de color negro, que posee carga estática negativa.

El año 1938, Chester Carlson, logró realizar la primera copia exitosa en papel a través de un sistema basado en procesos electroestáticos o de “Xerografía”, que de su derivación del griego se traduce como escritura o impresión en seco. Durante investigaciones que realizaba en el Batelle Memorial Institute, Carlson mejoró el sistema xerográfico y, en 1947, le vendió los derechos comerciales de su invención a una compañía llamada Haloid, la que hacia el año 1950, cambió su nombre a Xerox, introduciendo al mercado, unos años después, la primera fotocopiadora xerográfica automática.

Hoy en día, a pesar de la evolución y perfeccionamiento del sistema xerográfico, este proceso sigue siendo utilizado en las fotocopiadoras de todas la marcas. Sin embargo, un nuevo mercado se está abriendo paso, el de los equipos multifuncionales. Se trataría de máquinas copiadoras que poseen tecnología digital, con una calidad mucho mayor en cuanto a imagen, de bajo consumo energético y poco mantenimiento. Además de todas estas ventajas, se trata de máquinas que poseen la capacidad de cumplir funciones de fax, de impresora y de scanner. Por otra parte, pueden ser conectadas a un computador, ampliando las posibilidades de trabajo de manera considerable, ayudándonos a adaptarnos a las grandes exigencias del mundo de hoy.

Tipos de fotocopiadoras

Las fotocopiadoras realizan una copia exacta de un documento. Existen dos tipos principales de fotocopiadoras: las xerográficas, que utilizan papel normal, y las electrostáticas, que requieren un papel sensible especial.

  • Fotocopiadoras Xerográficas (usan papel normal): el documento original es barrido por un rayo de luz intensa que proyecta la imagen sobre un tambor giratorio de superficie fotosensible (éste se carga electrostáticamente en correspondencia con la imagen). Sobre el tambor se distribuye un polvo pigmentado (tóner) que se adhiere a las zonas electrizadas (donde hay imagen), reproduciendo el escrito o dibujo original. La imagen así pigmentada es transferida del tambor al papel dispuesto en la fotocopiadora, el cual finalmente se calienta para fijar de modo definitivo el pigmento sobre la copia.
  • Fotocopiadoras Electrostáticas (usan un papel sensible especial): la imagen a reproducir se proyecta directamente sobre el papel, cuya superficie queda sensibilizada con cargas eléctricas. El papel se somete luego a un baño de tóner y las partículas se fijan en las zonas electrizadas de éste dando lugar a la copia definitiva.

Una nueva generación de fotocopiadoras se usan en el mercado con tecnología digital. La generación digital incorpora equipos multifuncionales, prestando servicio de impresora, fax y/o escáner, con conexión a una varias computadoras.

  • Fotocopiadoras Personales: es la gama más simple y de tamaño más pequeño. Suelen hacer copias al mismo tamaño que el original, por lo que no cabe la reducción o ampliación. No van provistas de casete de alimentación, por lo que la colocación de papel se hace de manera manual de uno en uno. El tambor, la lámpara y el tóner, una vez consumido se cambia por uno nuevo en su totalidad. La capacidad de reproducción de estas fotocopiadoras no sobrepasan las 10 copias por minuto.
  • Fotocopiadoras De oficina: es la gama más generalizada en el mercado y hay una gran variedad dentro de ella como: sistema de ampliación y reducción del original; utilizan dos tipos de papel (DIN A-3 y DIN A-4); el tóner está en un depósito que se debe ir reponiendo regularmente; llevan incorporados, opcionalmente, introductores automáticos de originales y clasificadores de copias, y llegan a alcanzar una velocidad de reproducción que oscila entre 12 y 40 copias por minuto.
  • Fotocopiadoras Profesionales o de alta producción: es la gama más alta, tanto por su capacidad como por las posibilidades de automatización de sus funciones y  tamaño. Poseen todas las cualidades de las de Oficina, a las que se añaden otras específicas como son: copia automática a dos caras de los originales, alzado, grapado de juegos, separación de imágenes, diagnósticos automáticos de calidad y puesta a punto, y sobre todo, una alta capacidad de producción que en algunos tipos llegan a alcanzar las 120 copias por minuto.

El mantenimiento de una fotocopiadora puede ser cada 3 meses o cada 6; eso depende del uso del equipo y de los consumibles utilizados.

Conoce el servicio de fotocopias en Guatemala